Montar un cine en casa

Hoy en día, gracias a los avances de la tecnología, resulta cada vez más fácil montar un cine en casa.

Con la llegada de la crisis en España, muchas son las familias que han visto cómo actividades de ocio como ir con sus hijos e hijas al cine, se ha convertido en algo difícil de asumir tan a menudo como se iba con anterioridad.

Iniciativas del sector, como la Fiesta del Cine, son un ejemplo de cómo el sector intenta acercar la actividad de ir a ver una película al cine a la sociedad de nuevo, abaratiendo durante unos días las entradas a sus salas.

Como decía gracias a la tecnología muchos padres y madres de familia se plantean montarse un cine en casa.

En este artículo te comento los puntos más básicos al querer montar un cine en casa.

El primer punto es la pantalla gigante. Hoy en día es posible montarse uno mismo una pantalla gigante en casa gracias a los proyectores, que se han puesto de moda gracias a su comercialización en internet y en comercios de toda la vida.

El segundo punto, aunque menos importante, es el sonido en el cine. En una sala de cine convencional disfrutamos de sonido envolvente gracias a la posición de altavoces alrededor de la sala, eso incluye las paredes laterales y posterior. Incluso ese aspecto se ha visto mejorado con el sonido inmersivo que incorpora altavoces también en el techo. Disponer de un sonido envolvente en casa es posible gracias a los equipos de audio home-cinema. Puedes comprar uno y olvidarte de ir jamás al cine de nuevo.

No obstante, la experiencia de ir al cine, la comodidad de los sillones de la sala, la consumición de palomitas y refrescos… No es lo mismo en casa. O talvez sí.

Me explico: como último punto de sugerencia para montarte una buena sesión de cine en casa es tratar de acercar la comodidad del cine a tu hogar. No te voy a contar que marca de palomitas comprar ni qué refrescos consumir, si no que te voy a hablar de cómo estar más cómodo en el sofá de tu casa.

En invierno, ¿coges frío de estar quieto estirado o sentado cómodamente en tu sofá?

Si tu respuesta es afirmativa, la solución es clara: comprar una manta eléctrica.

Una manta eléctrica la podrás conectar a cualquier enchufe de tu casa y gracias al mando de control y la resistencia que incorpora en su interior; podrás seleccionar a que temperatura deseas que la manta te caliente. Es fantástico.

Y si una manta eléctrica es demasiado, considera una almohadilla eléctrica pues es lo mismo, pero más pequeño y para que te lo coloques en la espalda o alrededor de tu cuello.

Espero que con estos consejos útiles puedas montarte una buena sesión de cine en casa y ahorrar algo de dinero, pues a fin de mes lo agradecerás.

Ya verás.

Deja un comentario